Zaldikos


Los zaldikos, del Euskera "Zaldi" (caballo), son aquellos centauros (animal fabuloso mitad hombre y mitad caballo) que acompañan a los gigantes y los cabezudos, y que con estos últimos, persiguen, asustan y golpean con sus vergas a los más pequeños. También son conocidos como "caballicos" o "caballitos", aunque en algunos sitios, la imagen se ve modificada siendo una persona montada en burros, dragones u otros animales mitológicos. En Pamplona, tenemos constancia de este tipo de figuras desde la Edad Media.

Los caballos en la cultura clásica han sido símbolos de rapidez, sabiduría y verdad. No obstante, son más asociados a la victoria y a las luchas bélicas. En la cultura occidental, más concretamente en la Europea, se utilizan este tipo de figuras equinas desde siglos atrás para representar pasajes bíblicos como la batalla entre David y Goliat o la leyenda de Jorge de Capadocia (San Jorge) y el dragón. Como curiosidad, la representación más grande en Europa a la que nosotros asociamos como "gigantes-caballos" la podemos encontrar en Messina, al noreste de Sicilia (Italia), donde se encuentran unas sorprendente y colosales representaciones de "Mata e Grifone" que alcanzan los 8 metros de altura, dos reyes históricos montados a caballo, y que están realizados en cartón-piedra y una estructura interna de aluminio. Por detrás, en países como Bélgica, en el festejo "Ducasse d'Ath", llevado entre 16 porteadores, participa el "Cheval Bayard", un gigantesco caballo que mide 6,30m y que en su lomo porta cuatro niños vestidos de guerrero mientras la enorme figura baila.

 

Dicho esto, esperamos que este nuevo apartado sea de vuestro agrado.

Zaldikos para Tafalla


Pareja de caballitos realizados para la ciudad de Tafalla, uno de ellos blanco tordo y el otro negro zaino. Su primera aparición fue el pasado 20 de Enero de 2020 dentro de la corporación municipal celebrando la festividad de San Sebastián, patrón local. Fueron realizados en resina de poliéster y fibra de vidrio y policromados con pintura acrílica. Están pensados para bailar, y por lo tanto, llevan un cómodo sistema de correajes de tal manera que el portador de la figura puede bailar, correr y saltar cómodamente sin preocuparse de que se le caiga la figura. ¿Con que coreografías nos sorprenderán?